martes, 3 de julio de 2012

La primera pista de la existencia de los dinosaurios.


Para llegar a descubrir algo que ya existió hay varios caminos. Uno de ellos es tener una idea en base a nuestros conocimientos y buscar pruebas de esa idea que hemos tenido. Otro camino sería encontrar algún indicio de algo que no cuadra con nada conocido, a partir de ahí investigas y descubres algo nuevo.

En el caso de los dinosaurios fue el segundo camino. Aunque tal vez alguien llegará a la idea por la primera vía, pero no vio forma de culminarla.


En 1824, William Buckland, profesor de geología, estudio un gran diente hallado en una cantera de pizarra de Oxfordshire. Buckland puso el nombre de Megalosaurus al dinosaurio dueño de aquel diente gigantesco. Cabe destacar que este dinosaurio fue el primero en tener nombre propio.
Cuando se encontraron los dientes estos seguían anclados majestuosamente en la mandíbula del ser vivo.


¿Pero cómo llegó a determinar que pertenecía a un ser vivo extinguido? 

En primer lugar, analizó el diente: era curvo, presentaba un borde dentado, tenía 9 cm de largo y 4 cm de ancho. ¿Es un garra o un diente?
Tras más análisis se determinar que el lugar donde estaba anclado era una mandíbula, así pues solo podía ser un diente.

¿Pero un diente tan grande?
Debido al tamaño del diente este solo podría ser de un elefante. Pero el diente servía para cortar y despedazar, y un elefante no tiene esos dientes.

Entonces algo enorme que corta carne, quizás fuera un tigre muy grande. Pero si analizamos el diente no tiene la misma forma que la de un tigre,  ya que los del tigre poseen un borde liso y sirven para clavarse.

¿Entonces a que ser vivo perteneció?

Se llegó a la conclusión tras más observaciones, que el diente se parecía mucho a varano o dragon de Komodo, un lagarto de 3m de longitud que vive en Indonesia.
Se determinó pues, que perteneció a un reptil carnívoro.

Se estimó que dicho diente tuvo que pertenecer en cuanto a proporciones a un reptil muy grande, de unos 9m de longitud.

Así pues, y realizando pruebas de antiguedad se determinó que perteneció a un reptil gigante ( del cual procede su nombre, pues Megalosaurus significa eso).


Sería 18 años después cuando se les pusiera nombre a estas criaturas. Como se vio en la entrada Significado del nombre dinosaurio. En 1824 comenzó la era del conocimiento de estas maravillosas criaturas del pasado 

1 comentario: